Marcelina y su baile

Marcelina es una mujer que le encanta lucir sus canas, cada una de ellas le recuerda la vida en la sierra, su tristeza, sus desamparos, pero también sus alegrías, sus animales, su chacra.
Se levanta muy temprano para ir a trabajar en el mercado de 10 de octubre de San Juan de Lurigancho, ella como muchas mujeres ha vivido situaciones de violencia que terminó cuando falleció su esposo. Marcelina tiene 3 hijas mayores y no quiere que pasen por lo que ella pasó. Un día, cuando regresaba de su puesto como todas las tardes, ve un grupo de mujeres bailando en el parque y se acerca con curiosidad.
Se le acerca Carmen, promotora de Mujer y Familia, la invita a participar diciéndole que ese es un espacio para que las mujeres suelten sus tristezas, compartan sus alegrías siguiendo los compases del baile adecuado especialmente para mujeres en edad reproductiva que han sufrido algún tipo de violencia o están muy estresadas por el día a día.
Marcelina se excusa diciendo que no contaba con el tiempo y los recursos. Carmen le explica que puede participar de forma gratuita y que todas merecemos darnos un tiempo para nosotras, hacernos un regalo.
Ahora Marcelina, todos los lunes y viernes, cierra rápidamente su puesto para poder asistir a sus sesiones de baile, entiende que participar en este grupo de terapia no es un tiempo perdido, es un tiempo valioso que ella misma se otorga. Marcelina actualmente anima a otras mujeres a participar.
Marcelina es una de las 20000 mujeres de San Juan de Lurigancho que han participado en los programas de la Asociación Peruana Mujer y Familia.
Te invitamos dar un donativo para fortalecer el espacio terapéutico de la Asociación Peruana Mujer y Familia, para que más mujeres vivan una vida libre de violencia.
Comparte esta historia y ayúdanos a que más mujeres sepan que somos un espacio donde pueden acudir.